18Septiembre2017

Periodismo de Investigación | El Jurado

El Lamento de Transsexual pornography features transwomen performers, who typically have male genitalia and augmented female breasts . Hentai is the various forms of Japanese pornography, including H-manga, H-anime, and H-computer games. Big Beautiful Woman is a euphemism for an overweight woman and is frequently used in the context of fat fetishism. Interracial pornographic films have experienced an explosion in popularity, becoming one of the fastest-growing and biggest-selling genres. Mammary intercourse is said by Alex Comfort to produce mutual orgasm in women with sensitive breasts , and it was one of the nine substitute exercises for penetrative sexual activities, as detailed in the Paradis online pharmacy Charnels of 1903. It may involve sexual attraction to women who are pregnant or appear pregnant, attraction to lactation, or attraction to particular stages of pregnancy such as impregnation or childbirth. Others may also use vibrators and other sexual devices more commonly associated with female masturbation. Initially, few animation studios in the United States attempted to produce animation for adult audiences, but later examples of animation produced for adults would gain mainstream attention and success. Sub-genres of Japanese porn Among the various sub-genres of Japanese pornography are the following: Lolicon: This genre involves prepubescent and adolescent girls between the aged of 6-12. Squirt pornography involves women ejaculating. Babysitter pornography features usually teenage girls being exploited and having taboo sex with older, male employers. However, the tradition of bondage magazines continues in the form of art books of bondage photographs, published by mainstream publishers such as Taschen. The buttocks in human females thus contain more adipose tissue than in males, especially after puberty. Matsuo used amateur actresses in his videos, and he usually traveled to their hometowns for the filming. Pornographic films are generally classified into sub-genres which describe the sexual fantasy which the film and actors attempt to create. un Hijo

Escrito por  Carlos Jurado
Valora este artículo
(17 votos)

Nuestro homenaje al “Día de la Madre” con una obra que forma parte del libro “La Inspiración y la Obra” de Carlos Jurado Silva.

EL LAMENTO DE UN HIJO
Autor: Carlos Jurado

Madre, he sentido mucho miedo al notar que tus sienes se van poblando de cabellos blancos, que tu férrea voluntad llena del vigor  que supo enfrentarse a la adversidad para velar por nosotros cuando nuestro padre partió al mas allá, se va debilitando  y que tu fuerza  se  inclina al aplastante peso de los años.

Cuando noto que los achaques de la vejez te castigan y te agobian, indicando que el fatídico final se va acercando, miles de dudas me asaltan y pienso que haré, si tengo la desgracia de sobrevivirte, por que sufriré mucho tu partida, y me quedaré muy solo llorando tu ausencia, ya que tu presencia, para mí es imprescindible.

Ojala te hubiera escuchado y seguido tus consejos, cuando me aconsejaste que busque una pareja para  formar mi hogar, pero no te hice caso, cómo me iba a separar de mi madre adorada, creyendo quizás, que las madres eran eternas y que no había lugar para nadie mas en la casa; el tiempo pasó y ahora es tarde, ya soy viejo para pensar en unir mi destino a otra persona.

Quién me recibirá, como tu siempre lo haces, con un beso en la frente y una sonrisa, cuando llego a casa después de las labores diarias, sales  a mi encuentro y me acaricias con la ternura que me prodigabas cuando era niño, premiando tal vez lo bueno que no hacía, aunque si algo malo hubiera hecho, no tendría ninguna importancia, porque para una madre nada hacen sus hijos, que no los pueda perdonar, por que  sabe amarlos hasta el último latido de su corazón, pues para ellas, no hay hijo malo.

Madre mía, los lazos de la impotencia,  me envuelven inexorablemente cuando quiero luchar por ti contra la muerte, retribuyendo de alguna forma, tu abnegación y sacrificio para criarme, y así poder arrancarte de  las garras del misterio insondable que representa el fin de la vida, pero es inútil, por eso, cada vez que te miro me lleno de ti, como si fuera la última vez que te veo y cuando al día siguiente vuelvo a besarte, doy gracias a Dios por  su infinita bondad, al conservarte y le ruego, que demore tu partida, lo más que pueda.

Lo que me sucede, no se trata de un caso aislado, ya que todos los que amamos a nuestras madres,  pensamos encontrar la forma de conservarlas con nosotros, por lo menos hasta que nos llegue la muerte, sin tener en cuenta, el sufrimiento que ellas tendrían, al ser testigos de nuestra partida.

Hasta ese punto somos egoístas, pero eso sucede, por que no hemos aprendido a vivir la realidad y tener en cuenta que no podemos cambiar los designios que tiene la vida y que solamente se trata de un ciclo que acaba como todo lo que empieza.

Es por esta razón, que a los seres que adoramos, debemos atenderlos y gozar junto con ellos de tal forma, que al llegar el momento de la inevitable despedida, esto es, el de la muerte, quedará el recuerdo agradable, de haber cumplido religiosamente, con prodigarles las atenciones que merecieron en vida y cuando se vayan, no habrá razón para sobrevivirlos llenos de dolor y frustración, sino mas bien orgullosos del deber cumplido.

Sin embargo, por más que trato de convencerme, de lo que a otros tal vez aconsejaría hacer, no puedo resignarme a lo que vendrá de todas maneras, en forma inevitable, aunque yo y seguramente ningún buen hijo quisiera, menos aún, cuando se sabe como en mi caso, que al irse la mamá se quedara muy solo.

Y me pregunto, ¿Por qué no mueren solamente los malos y por qué no son eternas las  madres buenas?, pero, la realidad me contesta que no es posible, sin embargo, existen tantas personas que son dañinas en todo el sentido de la palabra, abandonan a sus hijos, los venden, los regalan o los maltratan pero son longevas, larga vida que dedican a practicar el mal.

Cuanta impotencia me invade y no me deja vivir con tranquilidad, OH Dios mío, que no muera todavía mi madre, dale muchos años de vida para que esté junto a mí a fin que yo pueda alimentarme de sus consejos, su compañía, su amor y comprensión, siempre, siempre.

Image

EL LAMENTO DE UN HIJO
Décimas de Carlos Jurado Silva.
“El Decimista del Pueblo”

MADRE TE ESTAS ACABANDO
VEO ARRUGAS EN TU FRENTE
EL TIEMPO TE ESTA MATANDO
Y YO TE OBSERVO IMPOTENTE

El mundo gira inclemente
y el dolor nos va aplastando
deshechos vamos quedando
hasta irnos de repente
De ello estoy muy consciente
y tiemblo siempre pensando                                
que tal vez quede llorando
sólo, triste y de hinojos
pues muy claro ante mis ojos
MADRE TE ESTÁS ACABANDO
Combatiría gustoso
con los años si pudiera
pelearía con cualquiera
para defenderte airoso
Pero contemplo penoso
que no hay un cuerpo atacando
mi pobre alma esta llorando
como acosado animal
mientras sin usar puñal
EL TIEMPO TE ESTÁ MATANDO
Recuerdo aún tu belleza
cuando joven me acunabas
con mis manitos jugabas
siempre con delicadeza
Tu abnegación y nobleza
están en mi muy presentes
ruego porque no te ausentes
porque vivas muchos años
y para mi desengaño
VEO ARRUGAS EN TU FRENTE
Por que no mueren las piedras
las plagas y las maldades
mueran las calamidades
y la venenosa hiedra 
Mi cerebro ya se quiebra
buscando a quien hacer frente
rebelde mi subconsciente
quiere pelear por salvarte
el destino va a  acabarte 
Y YO TE OBSERVO IMPOTENTE.
Visto 6367 veces